¿Sabes que el arándano es una de las frutas con mayor poder antioxidante?

Se trata de una baya con propiedades casi mágicas. Bueno, es una exageración, pero si vemos su valor nutricional, entenderemos a qué me refiero.

El arándano azul, que es el que consumimos en casa, es uno de los alimentos más ricos en antocianinas, que son un grupo de flavonoides.

Son una fuente extraordinaria de antioxidantes, ya sabemos que neutralizan la acción de los malos malísimos radicales libres, y de vitamina C y K.

Tienen mucha agua, así que calorías pocas, potasio, hierro y calcio.

Destacan por sus propiedades antibacterianas, de hecho su zumo es muy recomendable para la prevención de la cistitis y la infección de orina, y antiinflamatorias.

arándanos y niñosAyudan a regular el azúcar en sangre, muy interesante para las personas diabéticas, mejoran la circulación y ayudan a reducir el colesterol.

No está nada mal, sobre todo si tenemos en cuenta que todo eso se condensa en una fruta que es del tamaño de una pequeña canica, y que está deliciosa. Ni siquiera hay que hacer un esfuerzo para comerla.

Nosotros, la hemos incorporado a algunas de nuestras recetas, que por supuesto os iremos regalando desde este blog, y los niños las comen encantados.

Los meses de verano son buenos meses para adquirir arándanos en España, y es habitual encontrar ofertas muy interesantes, y comprar un buen producto que utilizarás durante todo el año.

A mí me gusta consumir la mayor cantidad de fruta de temporada, pero reconozco que con el arándano, he encontrado la forma perfecta de tenerlo todo el año. Lo congelo.

arándanosEn nuestro caso, al tener niños pequeños no quería congelarlos sin lavarlos previamente, así que probé de muchas maneras.

Y nada. No conseguía congelarlos sin que se generase algo de escarcha, o que se quemase el fruto.

Hasta que por fin  encontré: La forma perfecta de congelar el arándano.

Con este proceso de congelación que te propongo, se conservan perfectamente todo el año, y, lo mejor, conservan todas sus propiedades intactas.

Los arándanos azules, deben estar duros al tocarlos, con un color intenso entre azul y negro, y cubiertos de un polvillo blanco que indica que son frescos.

Es importante que, si decides congelarlos, selecciones solo aquellos que están firmes. Descarta los arándanos rotos, arrugados, muy maduros o con moho.

Por eso, es importante lavarlos con agua de uno en uno. Yo los pongo debajo del grifo y voy pasando cada arándano, revisando bien que está en perfecto estado.

arándanos en bandejaLos vacío en un escurridor de verdura, y dejo que caiga todo el exceso de agua.

Después, los coloco sobre papel absorbente y los voy secando de nuevo de uno en uno. Tienen que quedar totalmente secos, sin gota de agua, para evitar que se cree escarcha.

Parece mucho trabajo, pero no sabes la satisfacción que sentirás cuando desaparezcan de las fruterías o estén a precios desorbitados, y tú los tengas maravillosamente congelados, preparados para consumir.

Los dejo sobre media hora en el papel seco.

Los paso a una bandeja de cristal, y los meto en el congelador 3 horas.

arándanos en recipienteEs importante que los extiendas bien sobre la bandeja, deben quedar en una sola capa para que no se peguen unos a otros al congelarse.

Pasado ese tiempo, saco la bandeja, y los guardo en una bolsa de congelar con cierre.

Intenta que no quede nada de aire para evitar las quemaduras por congelación. Pon la fecha, y ya tienes arándanos para cuando los necesites, incluso fuera de temporada.

Colócalos en una zona del congelador en la que queden protegidos para no darles golpes. Yo suelo guardarlos dentro de un recipiente rígido, de plástico o cristal. Ponles le fecha. Se conservan un año.

 

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí