Hoy, coincidiendo con la celebración del 4 de julio en Estados Unidos, queremos dejaros una receta exquisita, fácil de hacer y que siempre sale bien: Costilla al horno con miel.

Si tenéis invitados, quedarán encantados, y si tenéis niños, se chuparán los dedos. En serio, será difícil que dejen hasta los huesos, de lo rico que está este plato.

El 4 de julio, uno de los platos típicos en las casas americanas, es la carne a la parrilla o barbacoa.

En casa no somos muy amigos de esa forma de cocinar, pero el horno, junto a la vaporera, son los instrumentos de cocina que más utilizamos.

costilla al horno con mielEste plato se puede hacer perfectamente en la parrilla, pero es que está tan rico al horno… y es mucho más sano. En La Cocina de las Ideas os ofrecemos recetas sencillas, ricas y sanas,  todas pasan por nuestra mesa y por los platos de nuestros hijos, así que comprobadas 100%.

Necesitamos:

  • 1 costillar de cerdo (mejor sin la membrana que recubre las costillas por la parte de abajo)
  • Sal Maldon
  • Pimienta negra
  • Romero
  • Ralladura de un limón ecológico
  • 4 cucharadas de ketchup
  • 2 cucharadas de miel

Preparación:

Ponemos la costilla, adobada previamente con pimienta negra, sal maldon, romero y ralladura de limón, en una bandeja de horno que sea de cristal.

costilla al horno con mielTapamos con papel de horno, y sobre él ponemos papel de aluminio.

La dejamos cocinarse 2 horas a 125 grados sin ventilador.

Quitamos el papel que cubre la carne, echamos un chorro de agua en el fondo de la bandeja y la dejamos en el horno 15 minutos más, bajando subiendo la temperatura a 180 grados.

Sacamos del horno, y removemos el fondo para desglasar. Ese jugo que sacamos de cocinar la carne con el agua, lo retiramos de la bandeja y lo mezclamos en un bol con 4 cucharadas de kétchup y 2 cucharadas de miel.

 

Emulsionamos bien esa mezcla. Untamos la carne con ella por ambos lados.

costilla al horno con miel y patatas azulesMetemos de nuevo en el horno a 130 grados durante 20 minutos con ventilador, consiguiendo así que la carne se caramelice sin quemarse.

Podemos acompañarla con arroz y una ensalada sencilla de canónigos o rúcula, o con patatas al horno, o con una mazorca de maíz asada.

Otra opción muy rica en antioxidantes es la que véis en la foto: con patatas azules y pak choi.

La patata azul, a la que dedicaremos un post más extenso, es la más rica en antioxidantes, no son fáciles de encontrar, aunque empiezan a verse ya en los mercados.

La patata blanca, que es la que consumimos habitualmente, es la que menos propiedades nutricionales tiene.

Las patatas azules, cuánto más intenso sea el color mejor, pueden llegar a tener el mismo poder antioxidante que los arándanos. Ya hemos dicho en este post que es la fruta con mayor poder antioxidante que se conoce.

NOTA: Editado el 20 de agosto de 2016. La temperatura del horno debemos subirla de 125 a 180 grados, no bajarla ; ). Para que empiece cocinándose lentamente y después se termine de cocinar con un golpe de calor que ayuda a que quede más crujiente. Quiero pedir disculpas a todos los que hayan dudado al hacer esta receta y a los que me han escrito consultándolo.

 

 

 

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí