Tengo un hijo increíble. Tengo que reconocerlo. Es una esponja, se queda con todo lo que le decimos y lo analiza como una persona mayor, dándonos lecciones increíbles cada día.
Una de las últimas, son constantes, fue con las chucherías.

En casa chuchería que entra, chuchería que va a la basura. Queremos que nuestros hijos aprendan y decidan, no queremos ser radicales en su educación alimentaria, pero con algunas “cosas” de comer preferimos ser tajantes.

marketing-de-gominolasPues bien, en su cole, como supongo que en el de la mayoría, cada vez que hay un cumpleaños les regalan a los compañeros de clase una bolsita con chucherías.

Es un detalle que no tienen por qué tener, y me gustaría ser agradecida por el esfuerzo. Pero no puedo.

Un buen día, mi hijo decidió que iba a guardar todas las gominolas y caramelos que llegaran a casa de los cumples, en una lata para que se las llevaran los Reyes Magos y no las comiera ningún niño.

Lo que en un principio nos pareció gracioso, pronto se convirtió en un experimento sociológico que empezó a preocuparnos.

En un mes, la lata (de unos 500 gramos) estaba llena.

gominolasCada bolsita de “regalo” viene llena de gominolas de diferentes formas y colores, bolsitas de patatas y algún que otro snack dulce relleno de “algo” más dulce todavía. Solo se salva el globo que traen para hinchar.

Son dulces para niños, que esconden ingredientes tan poco recomendables como los azúcares añadidos, jarabes de glucosa, dextrosa, dextrina, acrilamida…y muchos otros que, desde luego, no quiero que formen parte de la dieta de mis hijos.

Y es que, no somos conscientes de la cantidad de azúcar que les damos a los más pequeños a lo largo del día. Repito, no somos conscientes. Por eso, no quiero culpabilizar a los papás y mamás que con toda su buena intención compran esas bolsitas para que los niños cumpleañeros las repartan en clase.

Pero me gustaría que tuvieran en cuenta algo la próxima vez que estén a punto de comprar una:

100 gr de coloridos caramelos tienen 95 gramos de azúcar.
Si son blandos, hay que añadirle al azúcar aceite de palma. Una bomba perfecta para niños.
Las gominolas recubiertas de azúcar tienen (100 gr) cerca de 85 gramos de azúcar. Lo que equivale a más de 20 cucharadas de café!!!caramelos

La OMS es clara en cuanto al consumo de azúcar: que no supere el 5% del aporte calórico diario, lo que equivale a unos 25 gramos.

Las chucherías son productos artificiales que solo aportan azúcares simples y ningún valor nutricional interesante. Contribuyen a que nuestros hijos acostumbren su paladar a sabores irreales, y después sea más complicado incluir en sus platos otros alimentos.
gominolasY todo con consecuencias tan nefastas como un incremento de la obesidad infantil, sobrepeso, diabetes tipo 2, caries dental.

El marketing de la chuchería está destinado a los más pequeños, eso es una obviedad. Crean la necesidad de consumo del azúcar, que se convierte en adictivo desde la infancia, y lo adornan con imágenes de sus dibujos favoritos, regalos, colores llamativos, etc.

Los científicos avisan de que nuestros hijos serán la primera generación con una esperanza de vida inferior a la de sus padres debido a los malos hábitos alimentarios.

Es verdad que la responsabilidad es de la industria y los gobiernos. Pero el papel de los padres, las organizaciones de consumidores y la sociedad civil en general, no debe ser el de meros espectadores. Estamos hablando de la salud de nuestros hijos.

4 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo con lo que dices. Yo ya soy abuelo y procuro una sana alimentación para mis nietos cada vez que me toca cuidarlos.
    Desgraciadamente, las empresas alimentarias forman parte ya de lo que llamamos poderes fácticos gracias a la globalización de todo lo que huele a dinero.
    Y eso no lo van a combatir los Gobiernos que, lo único que quieren es dinero.
    Lo tenemos que controlar los consumidores. Y, de forma muy especial, los padres y los colegios.
    Tal vez las AMPAS deberían realizar actividades que vinculen más el deporte y la alimentación.

    • Hola Jose:

      Es cierto lo que dices, pero la globalización no puede hacer que perdamos la base de nuestra alimentación sana. Hace años, las gominolas y los caramelos no estaban tan presentes socialmente en la vida de los niños. Los peques de la casa comían un buen bocadillo de jamón y no se llenaban de azúcares como hacen hoy. El papel de los padres y los coles es fundamental para educar a los niños y niñas, y que sepan elegir lo que les conviene en general en la vida, también a la hora de comer. Mis hijos, saben lo que es una chuchería, las han probado, pero como no están acostumbrados a comerlas, directamente no les gustan.
      Me llama mucho la atención el cariño con el que tratamos a nuestros hijos, las precauciones que tenemos con ellos, y que se nos olvide algo tan importante como lo que comen.
      Me alegro, no sabes cuánto, de que seas un abuelo preocupado por la alimentación de tus nietos. Es el mejor regalo que puedes hacerles.
      Gracias por comentar y leer el blog!
      Un abrazo!

  2. Yo no comprendo por qué hay colegios que siguen permitiendo que se repartan paquetes de chuches en clase o que se lleven para celebrar los cumpleaños junto a los compañeros en el aula. Deberían intentar que lo que se llevara fuera más saludable: sándwiches, bizcocho casero…
    En el cumple del pequeñajo, nosotros regalamos un cuento a cada niño asistente y ellos tan felices. Hay muchas alternativas a las bolsas de golosinas, solo hay que pensar un poquito!

    • Hola Cuentos de amatxu:

      ¡Completamente de acuerdo! Realmente si los colegios tomaran la iniciativa, los padres que no queremos chuches lo tendríamos más fácil.

      Lo cierto es que en nuestro caso, son nuestros hijos los que no comen gominolas porque no les gustan.
      Me encanta vuestra idea para el cumple del peque. Nosotros también hemos regalado cuentos, figuras de animales, pomperos…Cuando son más mayores incluimos también frutos secos, algún detalle casero de chocolate negro…

      Pero, creo que has dado en el clavo: las chuches están al alcance de cualquiera y son una solución más fácil, las otras opciones exigen pensar un poco o elaboración. Lo que sí he detectado, es que los papis van buscando más opciones, y ya empiezan a llegar detalles de cumple mucho más sanos y elaborados. No hay nada perdido ; )

      ¡Gracias por comentar!! No dejes de hacerlo.

      Un saludo

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí