Con la llegada de las altas temperaturas…sol por fin!!! parece que el cuerpo no nos pide más que cremas frías y ensaladas.

Está bien responder a lo que pide nuestro cuerpo, pero sin olvidar que es fundamental comer de forma variada, sana y completa. Siempre, pero incluso más si hay niños o embarazadas en nuestra mesa.

Hoy os proponemos una ensalada algo diferente, muy completa y sencilla. Se hace en muy pocos minutos: Ensalada de remolacha y avellanas.

Si es la primera vez que los niños comen la remolacha, les va a resultar un sabor algo complicado, por eso es mejor ir incorporándola primero a otros platos en los que el sabor se combine con otros ya conocidos y aceptados, así será más fácil que se lancen a comerla.

La remolacha podemos considerarla como un superalimento ya que contiene todos los aminoácidos esenciales en buenas proporciones, por lo tanto es una proteína vegetal completa. Además, tiene vitamina C, y vitaminas del grupo B, como el ácido fólico. Es rica en fibra, hierro, y flavonoides, que son antioxidantes que nos ayudan a eliminar los radicales libres.

remolacha

Los radicales libres son moléculas que dañan las células, y entran en el cuerpo a través del aire, la contaminación, pero también de la comida. Los antioxidantes nos defienden de ellos.

Por lo tanto, es una hortaliza muy recomendable para niños y mujeres embarazadas.

Aquí utilizamos remolachas naturales, de diferentes colores, colores intensos, que ya nos desvelan esa presencia de antioxidantes.

Y las combinamos con frutos secos, en concreto avellanas, (pero pueden ser nueces, pistachos, almendras…) y queso tipo ricota.

Por lo tanto añadimos a este plato más vitaminas, calcio, hierro, magnesio, selenio, cinc, potasio, fósforo y grasas saludables como las insaturadas y ácidos grasos Omega-3.

Esto ya sería suficiente para mirar con buenos ojos esta receta, pero es que aún hay más: también añadimos proteínas, fibra y energía.

Necesitamos:

  • 4-5 remolachas de colores
  • Avellanas naturales
  • Cilantro, albahaca o hierbabuena
  • Queso tipo ricota (aquí usamos Queso del Cebreiro, pero también valdría requesón)

Para el aliño:

  • Flor de sal de vino tinto (o tu sal favorita)
  • Miel (o sirope de ágave)
  • Vinagre de Módena o limón
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación:

remolacha-ensaladaCocemos las remolachas con piel en una olla con un poco de sal, alrededor de 40 minutos.

Una vez cocidas, se puede clavar fácilmente un tenedor, las pelamos y cortamos en rodajas muy finas.

En una bandeja de horno tostamos las avellanas y las dejamos enfriar.

Las partimos en trozos grandes y espolvoreamos sobre la remolacha colocada en una fuente para servir.

Añadimos cilantro (o hierbabuena o albahaca) cortada en trozos grandes, y queso del Cebreiro también en trozos gruesos.

Hacemos el aliño mezclando la sal, 1 chorrito de miel, vinagre de Módena y AOVE. Emulsionamos y echamos por encima de la ensalada.

Antes de comerla (después de hacerle la foto y enviárnosla) puedes revolver bien para que se mezclen los sabores.

remolacha-ensalada-finalizada

Espero que os guste!

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí