ensalada berenjena con mielPara muchos la ensalada es un plato rápido que resuelve cualquier cena. En 10 minutos te permite comer de forma sana o acompañar otro plato y completarlo.

La dificultad está en hacer ensaladas diferentes. Sin muchos ingredientes, sino con aquellos que combinan los sabores de una forma extraordinaria.

En casa somos fans de las combinaciones más extrañas intentanto que resulten deliciosas. Prometo compartirlas aquí. Hoy os dejamos con una Ensalada templada de rúcula y berenjena asada con miel, para que os chupéis los dedos.

Esta ensalada puede servir para una cena, de primer plato para comer al mediodía, o para acompañar a una carne. Incluso, si eres de los que lleva la comida al trabajo, está deliciosa totalmente fría. En ese caso, debes llevar el aliño en un bote aparte para evitar que la rúcula se estropee.

Necesitamos:

  • Rúcula
  • 200 gr de pasta tipo farfalle o fusilli
  • 100 gr de queso de cabra
  • 15 Avellanas naturales
  • 1 berenjena asada
  • 25 aceitunas negras sin hueso
  • AOVE
  • Vinagre de Módena
  • Curry suave
  • Miel
  • Limón ecológico

Preparación:

Lo importante de esta ensalada es la berenjena y su aliño previo antes de asarla. Por lo tanto, empezaremos por eso.

Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en rodajas finitas como si fuéramos a hacer chips de berenjena.

Hacemos el aliño en un bol con ½ taza de AOVE, ¼ taza de vinagre de Módena, 2 cucharaditas de curry suave y un chorrito de miel. Emulsionamos y embadurnamos bien las rodajas de berenjena con él.

ensalada de rúcula y berenjena con mielLas extendemos bien en una bandeja de horno y las horneamos a 180˚ durante 30 minutos. Es importante vigilar que no se quemen, moviéndolas de vez en cuando y dándoles la vuelta.

Mientras tanto, podemos preparar el aliño de la ensalada y cocer la pasta. El aliño lo haremos con ½ taza de limón ecológico y ½ taza de AOVE. Emulsionamos y reservamos.

Sacamos las berenjenas del horno y dejamos que se templen.

En un bol echamos la pasta fría, la rúcula lavada, las aceitunas negras, la berenjena y el queso desmigado. Las avellanas, se pueden tostar un poquito en una sartén sin aceite a  fuego muy bajo, y espolvorear sobre la ensalada sin necesidad de que enfríen. Sobre eso echamos el aliño de limón. Y a comer.

Es una ensalada diferente, con un sabor increíble, sobre todo si la rúcula es de producción local y no de las que vienen en bolsa que pierden mucho su sabor real.

También son importantes las aceitunas. Como hicimos para la crema de remolacha, usamos aceitunas de Aragón que están exquisitas.

Espero que os guste tanto como a nosotros!

Ya me contaréis!

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí