garbanzos con grelos

Aprovechando que es la temporada de platos de cuchara, que las legumbres son un extraordinario ingrediente en una casa con niños, y que es una época estupenda para los grelos…Voila!: Potaje de garbanzos con grelos.

El grelo es el brote tierno del nabo, el que nace antes de su floración. Es un ingrediente muy habitual en el invierno gallego, de hecho tiene la catalogación de Indicación Geográfica Protegida, y ya es habitual verlo en mercados de toda España.

grelosTiene muy pocas calorías, y es rico en minerales, como calcio, hierro, y vitaminas, como la B9 o ácido fólico, tan importante durante el embarazo, o la vitamina A, entre otras. Además, algunos estudios relacionan el grelo, con la prevención de enfermedades.

Unido a los garbanzos en esta receta, es una apuesta segura para paliar el frío y alimentarnos bien y de forma sana, con una receta sencilla, que haremos sin dedicarle casi atención.

Necesitamos:

  • Garbanzos secos
  • 1 trocito de alga kombu
  • Sal
  • Un manojo de grelos
  • AOVE
  • Cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Pimentón dulce
  • Sal
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 cucharadita de ras al hanut (o una mezcla de especias que os guste)

Preparación:

garbanzos con grelosCocemos los garbanzos con sal y un trocito pequeño de alga kombu. Añadimos el alga porque facilita la digestión y la cocción de la legumbre, además de incorporar todos los minerales y nutrientes propios de las algas.

Si los dejas en agua la noche anterior, la cocción también se agiliza. No obstante, una vez que el garbanzo esté practicamente cocido, añades los grelos previamente escaldados, en los últimos 20 minutos de cocción y los mezclas bien.

En casa, los grelos los escaldamos antes de comerlos o congelarlos, es decir, los dejamos unos segundos en agua hirviendo y los escurrimos.

Aparte, preparamos el sofrito. Nosotros lo hacemos con Aceite de Oliva Virgen Extra, una cebolla cortada en brunoise, 3 ajos picados muy pequeños o machacados con un prensador de ajos, 1 cucharadita de pimentón dulce, una pizca de sal, medio vaso de vino blanco y 1 cucharadita de ras al hanut.

Dejas que se cocine al mínimo durante unos 5-10 minutos aproximadamente, y lo añades a los garbanzos. Se consigue así un caldo muy sabroso y ya véis que es muy fácil de hacer. Los dejamos cociendo otros 20 minutos y listo para servir.

Espero que os guste y os haga disfrutar calentitos de los días de invierno que aún nos quedan.

Un abrazo y comentad!

3 Comentarios

  1. Muy interesante alimento. Pero lo más importante es conseguir incorporarlo a la alimentación infantil. Es una enorme suerte lograr que tus hijos no usen nunca comida prefabricada. En la foto se aprecia la elaboración directa y personal.

    • Hola Jose!

      Gracias por tu comentario! Efectivamente es una suerte. Es verdad que nosotros intentamos que nuestros hijos se acostumbren a los sabores, y consuman ingredientes sanos, en eso centramos gran parte de nuestros esfuerzos. Y, la verdad es que el resultado es muy satisfactorio.

      Un saludo!

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí