Como ya sabéis los que me seguís en este blog, una de mis mayores pasiones es la lectura. Desde niña me ha gustado pasar horas y horas leyendo historias e imaginándome personajes revoloteando en mi cabeza. Me encantaba escribir relatos fantásticos, llenos de magia y de mundos diferentes.

Con el tiempo, releyéndolos, me ha dado cuenta de que ya en aquel momento no me gustaban los personajes malos.

Ahora, la magia de la literatura infantil empieza a encandilar a mi hijo.

Cuando mi marido y yo empezamos a contarle cuentos, desde que abrió los ojos, nos dimos cuenta de que el universo literario infantil era inmenso y estaba lleno de auténticas joyas, verdaderos tesoros literarios de los que nunca habíamos oído hablar. Y nos lanzamos en su búsqueda.

Una de esas joyas, que trata de ayudar a los más pequeños a identificar sus emociones, y a entender porque unas veces ríen y otras lloran, es El Monstruo de colores, de Anna Llenas y publicado por la editorial Flamboyant.

monstruo de coloresDibujos sencillos, con trazos infantiles, y unos textos dulces y llenos de ternura, para explicarles a los niños cuál es el color de cada emoción, y que algunas veces todas se amontonan y desordenan haciendo que nos sintamos perdidos.

Esto permite que los padres ayudemos a nuestros hijos a identificar cómo se sienten, y les demos herramientas para que puedan expresarlo con colores o con palabras.

Amarillo, para la alegría. Azul, para la tristeza. Rojo, para la rabia… y así hasta llegar al inesperado rosa, destinado al amor.

verde

 

La autora, trata de hacer que los niños entiendan que todo es normal, y que no pasa nada por tener miedo algunas veces o rabia, o calma y alegría. Son reacciones lógicas que tenemos todos alguna vez.

Y para ello, Anna Llenas se vale de un personaje que choca con aquellos a los que nos tiene acostumbrados el mundo infantil: un monstruo, pero que es bueno y travieso. Está algo desorientado porque sus emociones están revoloteando a su alrededor descontroladas, y debe ponerlas en orden.

niñaPara eso tiene la ayuda de una niña, que le explica lo que es la calma, el enfado, el miedo, la tristeza… Como hacen que se sienta en cada uno de esos momentos, e incluso cómo puede identificar cada emoción para entenderlas: “La tristeza siempre está echando de menos algo. Es suave como el mar, dulce como los días de lluvia”.

Auténtica poesía, para que los niños comprendan cada uno de esos estados de ánimo, y que lo logren de forma suave, sin imágenes ni ideas demasiado complejas o duras. Tratándolos como lo que son, niños, pequeñas personitas que están conociendo el mundo, y que no deben crecer creyendo que hay lobos o brujas malvadas que pueden hacerles daño, si no se portan de una determinada forma.

La niña, amiga del monstruo de colores, le dice que  lo mejor es que coloque cada emoción en un frasco, porque “ordenadas funcionan mejor”, y le ayuda a hacerlo y a identificarlas bien, para que se sienta mejor.

 

Emociones, poesía, amistad, trabajo en equipo, los colores…Un libro completo, en el que no es necesario un personaje malvado para que el niño comprenda mejor el mundo que le rodea y se conozca a sí mismo.

Un diez para este libro!

Espero que os guste tanto como a nosotros.

¿Lo conocíais?

 

 

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí