pastel de romanesco

Cuando probamos nuevos ingredientes llamativos (tipo apionabo, zanahorias de colores, patatas azules…) la reacción típica en casa de los más peques es la de asombro, preguntas, y a veces un “yo eso no me lo como”.

Con el romanesco, la conversación fue parecida a esta.

-Mamá, ¿qué es esa verdura que parece de otro planeta?

-Ni más ni menos que un romanesco!

-Romaqué!? Pues a mí me parece un brócoli extraterrestre.

Mi hijo mayor no iba muy desencaminado, ya que efectivamente esta verdura se trata de un híbrido de brécol y coliflor que pertenece a su misma familia, la de las brasicáceas o crucíferas y como tal podríamos estar horas hablando de sus propiedades. Podríamos resumirlo en que es “antitodolomalo”: antiviral, antiinflamatorio, antioxidante, antibacteriano…

Pero sobre todo en La Cocina de las Ideas nos parece una estupenda verdura de invierno, a tener en cuenta en esta época del año para nuestras preparaciones regulares de cada día o incluso para sacarle partido dentro de las propuestas navideñas.

La receta que os traemos hoy es perfecta para introducirlo en la alimentación diaria de nuestros hijos. Un pastel de romanesco, que es perfecto para comer recién hecho o para reservar hasta la cena recalentándolo en el horno.

Necesitamos:

  • Una lámina de hojaldre
  • Un romanesco
  • Siete dientes de ajo
  • 200 gramos de un buen jamón serrano picado
  • 3 cucharadas de harina de garbanzos
  • 2 cucharadas de aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 vaso de leche
  • 2 huevos
  • Un queso que nos guste para gratinar (nosotros lo hicimos con provolone)
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Nuez moscada

Preparación:

  1. Lavamos bien el romanesco con las flores separadas (nosotros siempre echamos vinagre en el agua para limpiar mejor. No olvides que el vinagre tiene múltiples usos) y lo cocemos hasta que quede al dente sin que se pase.
  2. Colocamos la plancha de hojaldre en una bandeja y la pinchamos con un tenedor, para evitar que suba al hornearla.

 

romanescoromanesco

Vamos a hacer una bechamel con ajo y jamón. Empezamos sofriendo el jamón ydejando que comience a sudar. Aprovechamos esa grasa natural para añadir los siete dientes de ajo muy picaditos, y que comiencen a hacerse.

Sofreímos todo a fuego fuerte sin dejar que se queme, removiendo sin parar. A los 10 minutos hacemos un hueco en el medio y añadimos el aceite. A continuación vamos incorporando la harina de garbanzos hasta formar la primera base del “roux” (base de la bechamel en este caso)

Poco a poco vamos incorporando la leche, y comenzamos a remover de forma centrífuga hasta que la bechamel comience a ligar.

ALTERNATIVA: Podemos utilizar bebida de avena, en ese caso necesitarás medio vaso, ya que tiene menos grasa.

pastel de romanescoEn cuanto esté perfectamente ligada añadimos nuez moscada y retiramos del fuego. Mientras conserva todo el calor, añadimos los dos huevos enteros y removemos para que se ligue todo perfectamente.

  1. Una vez el romanesco cocido esté templado lo extendemos sobre la lámina de hojaldre y lo salpimentamos.
  2. Vertemos la mezcla sobre el romanesco en la lámina de hojaldre.
  3. Cubrimos con nuestro queso preferido. El provolone en láminas que teníamos en casa se fundió y empezó a hacer costra rápidamente con lo que nos permitió hacer un enrejado muy resultón que le dio este aspecto rústico tan apetecible.

romanescoromanesco

  1. Horneamos todo 15-20 minutos a 180 grados. Como siempre decimos, cada horno es un mundo así que estará listo cuando el hojaldre comience a ponerse más oscuro, pero ten cuidado y no dejes que se queme por los bordes.

Introducir la verdura diariamente en la alimentación de los niños, es una máxima en esta cocina.

Siempre buscamos la forma de que cada plato sea lo más completo posible, eliminando ultraprocesados y productos muy salados y grasos. En este caso, por ejemplo, el jamón serrano puedes eliminarlo y el plato saldrá igual de bien. De hecho, nosotros no lo echamos siempre.

Espero que os guste esta receta tanto como a nosotros. En casa los niños lo devoraron. Una forma diferente de combinar la palabra verdura y pastel en la misma receta.

¡No te olvides de comentar!

3 Comentarios

    • ¡Gracias a ti por comentar Sandra!

      No dudes en hacerla y ya nos contarás si te gusta. Es una verdura muy bonita y resultan, pero es cierto que todavía no se consume demasiado aquí.

      ¡Un saludo!

    • ¡Gracias a ti por comentar Sandra!

      No dudes en hacerla y ya nos contarás si te gusta. Es una verdura muy bonita y resultona, pero es cierto que todavía no se consume demasiado aquí.

      ¡Un saludo!

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí