Una buena alimentación es fundamental para el correcto desarrollo de un niño. Platos completos, sanos y variados, ayudarán a que crezca fuerte y con una salud de hierro.

Esta premisa, que tenemos tan grabada en el blog La Cocina de las Ideas, es la misma con la que trabajan ONG´s como Acción Contra el Hambre. Sin embargo, ellos lo hacen en países en los que el hambre es el máximo condicionante, en los que lo difícil es tener algo que llevarse a la boca, en los que las madres se enfrentan a la desnutrición de sus hijos.

Su trabajo nos hace soñar con un mundo más justo, y al mismo tiempo nos recuerda que las desigualdades se siguen cebando con los más débiles: “7,2 millones de niños menores de cinco años y mujeres embarazadas y lactantes están en riesgo de desnutrición”. Su misión, en pleno siglo XXI es lograr “un mundo sin hambre”, por eso siguen “trabajando para que esta sea la generación que acabe con el hambre”.

Hablamos con Pilar Charle Cuellar, técnica de Nutrición y Salud para Sahel de Acción contra el Hambre, para conocer mejor el trabajo de esta ONG en todo el mundo.

Su trabajo, silencioso y fundamental, cuenta con más de 550.000 colaboradores por todo el mundo.

Ahora con Madresfera, ponen en marcha una iniciativa solidaria en la que las blogueras y blogueros tienen mucho que decir: Blogueras por la lactancia. Es la hora de la solidaridad en la red.

P: Acción contra el hambre lleva casi 40 años trabajando para erradicar el hambre y la desnutrición en el mundo. Ahora han fijado uno de sus objetivos en el Sahel con el proyecto Blogueras por la lactancia. ¿Por qué? ¿Qué está sucediendo allí?

El Sahel es una región que vive amenazada por el hambre de manera permanente pero es en esta época del año, con la llegada del verano, cuando se enfrenta a lo que llamamos la “estación del hambre”: las familias llegan a junio habiendo agotado sus reservas de alimentos y así han de aguantar hasta el mes de octubre, en el que recogen la próxima cosecha. Esta carestía de alimentos se suma a los múltiples problemas que sufre la población: conflictos armados, epidemias y desastres naturales, pobreza extrema, un rápido crecimiento demográfico… Como consecuencia, 7,2 millones de niños menores de cinco años y mujeres embarazadas y lactantes están en riesgo de desnutrición.

“En países donde los padres tienen dificultades para conseguir los alimentos básicos para sus hijos, la lactancia materna es el mejor seguro de vida de un niño”

P: La lactancia materna es el alimento más completo del mundo, ¿por qué es necesario concienciar en esas zonas de esa realidad?

La lactancia materna supone uno de los modos más eficaz de evitar la desnutrición infantil. Un recién nacido que es amamantado por su madre tiene entre un 12 y un 20% menos de posibilidades de morir en sus primeros cinco años de vida. En países donde los padres tienen dificultades para conseguir los alimentos básicos para sus hijos, la lactancia materna es el mejor seguro de vida de un niño. Por eso, desde Acción contra el Hambre promovemos la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida, realizamos tareas de sensibilización a las mujeres para erradicar creencias erróneas en torno a la lactancia, y en momentos de emergencia, como el terremoto de Ecuador, creamos espacios de confort en tiendas de campaña a las que llamamos baby tents, para que las madres puedan amamantar a sus pequeños lejos del estrés postraumático que supone vivir una crisis.

acción contra el hambre ayuda

P: Para conocer mejor la situación que viven los bebés y recién nacidos en el Sahel, y para configurar en una mente occidental lo que es nacer allí, hablemos con cifras: ¿cuántos niños nacen al año? ¿Cuántos mueren de hambre en pleno siglo XXI? ¿Cuántos podrían salvarse si sus madres recibieran ayuda para darles de mamar desde su nacimiento?

Casi uno de cada cinco niños en el Sahel muere antes de cumplir cinco años, y un tercio de estas muertes están asociadas con la desnutrición. Otro factor importante son las condiciones de higiene en las que esta población está obligada a vivir. Una de las 5 principales causas de muerte en menores de 5 años es la diarrea. Al día se mueren 1.600 niños en el mundo por deshidratación asociada a síndromes diarreicos. Esto es debido a falta de saneamiento, acceso inadecuado  a agua de calidad, consumo de alimentos contaminados y a una prestación insuficiente de los sistemas de salud. La promoción de la lactancia materna frenaría este goteo de muertes.

 “Sigue siendo una paradoja que haya hambre en un mundo que produce suficientes alimentos para todos”

P: ¿Cómo es la vida de un niño allí desde el momento en el que nace?

No solo nos diferenciamos en el momento del nacimiento, sino que estos niños ya están condicionados a ser malnutridos en el momento mismo de la concepción. Sabemos que el problema de la desnutrición crónica se inicia durante la gestación considerándose un periodo en la vida clave para un adecuado desarrollo. La población que vive en estos contextos conoce dos momentos claves, el pasar del primer año de vida y llegar a tener 5 años. La vulnerabilidad de un niños por debajo de un año es muy grande dado que está expuesto a múltiples agentes externos a los que no está habituado, llegar a tener 5 años es haber conseguido superar hambre, enfermedades y en ocasiones aislamiento. Desde Acción Contra el Hambre, insistimos en la importancia de la lucha contra la malnutrición, por el efecto que esta tiene a lo largo de toda la vida del niño. Incluso los niños que logran sobrevivir, los varios episodios de desnutrición que ha sufrido, tienen un efecto sobre el desarrollo cognitivo del niño. Por tanto el retraso escolar y la falta de capital humano cualificado a medio y largo plazo, es un efecto menos visible de la desnutrición, pero igual de importante que los que ya hemos mencionado.Action Agianst Hunger International

P: ¿Cómo se enfrenta la comunidad y la familia en el Sahel a la lactancia materna? Qué prejuicios culturales, educativos…siguen existiendo hoy en día?

 Hay ejemplos en alguna comunidad donde esta asegura un periodo inicial mínimo a la madre de continua atención a su recién nacido realizando el resto de la comunidad las tareas del campo que ella tendría que desempeñar. La comunidad en este contexto es un organismo vivo, cooperativo, y que manifiesta de manera diaria el sentido de cuidado comunitario. Hay comunidades donde se identifican cuidadores ejemplares que proporcionan estos cuidados de manera conjunta a los niños de esa área y que posibilita a los padres el poder completar tareas productivas en esos espacios de tiempo.

“7,2 millones de niños menores de cinco años y mujeres embarazadas y lactantes están en riesgo de desnutrición”

P: ¿Qué estamos haciendo mal para seguir hablando de hambre y desnutrición infantil en el mundo?

 Efectivamente, sigue siendo una paradoja que haya hambre en un mundo que produce suficientes alimentos para todos. Tenemos datos positivos: la desnutrición retrocede, ya que hay 96 millones de niños menos con desnutrición crónica que hace 25 años. Ahora bien, para erradicar el hambre es necesario aumentar considerablemente la inversión. Según el Informe  Mundial de Nutrición 2015, los gobiernos de los países en desarrollo han de duplicar su inversión en nutrición y los países de la OCDE han de cuadruplicar esta inversión, financiando intervenciones clave como la promoción de la lactancia  materna exclusiva hasta los seis meses, la suplementación con vitamina A o zinc a niños o el tratamiento comunitario de la desnutrición aguda severa.

info acción contra el hambre

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí