salmorejo con pan de ousá

Aprovechando estos días de calorcito, y la buena producción de tomate que hay en algunos lugares de España, hoy nos lanzamos con una receta de lo más popular: el salmorejo.

En La Cocina de las Ideas nos gustan mucho las cremas de verano y de invierno. A los niños les gustan las texturas cremosas y suaves, las comen muy bien acompañadas de algún complemento crujiente. Así que todos los veranos son habituales en nuestra mesa.

Si os apetece, podéis probar nuestro gazpacho, la crema de melón, la crema de remolacha, de pepino, incluso el salmorejo con tres aceites. Son muy frecuentes en esta cocina en cuanto llega el calor. Sobre todo porque nutricionalmente son muy completas, y al mismo tiempo son refrescantes.

Una combinación fantástica cuando llega el calor y tienes niños.

Hoy queremos enseñaros a hacer esta receta andaluza, que nosotros hemos versionado con un buen pan gallego.

NECESITAMOS:

  • 1 kg de tomate negro de Santiago
  • 200 g de pan de Ousá
  • 1 diente de ajo
  • ½ cucharadita de sal marina sin refinar
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:

Primero tenemos que pelar los tomates, así evitamos encontrarnos trocitos de la piel en la crema. También podéis hacerlos sin pelar y colarlo después. Eso es decisión vuestra, como os resulta más cómodo. Incluso hay a quien no le importa encontrarse trocitos de piel en el salmorejo, pero los niños para eso son un poco más rebeldes.

tomate para salmorejoLos cortamos en cuartos y los echamos en una batidora con el diente de ajo pelado. Si lo van a comer niños, podéis echar ½ diente de ajo, para que el resultado sea más suave. Batimos.

A esa mezcla, el añadimos el pan cortado en trocitos. Nosotros echamos mucha miga y un poquito de corteza. Aquí va a depender de la potencia de la batidora. Si es potente deshará la corteza, sino van a quedar trozos demasiado grandes.

Añadimos sal y el aceite de oliva. Mezclamos bien hasta que quede una crema espesa y muy suave. Probamos y rectificamos de sal y aceite si fuera necesario.

Echamos en un bol y guardamos en la nevera. El salmorejo está delicioso bien frío.

salmorejoNosotros lo acompañamos de taquitos de jamón, aceitunas o huevo cocido. Algunas veces ponemos en la mesa una variedad de crudités para que la gente las añada al salmorejo, como puede ser cebolleta cortada en taquitos pequeños, pimiento verde y rojo, incluso tomate. Conseguirás que sacie más, y a mí la sensación de masticar algo es algo que me encanta cuando estoy comiendo.

Es una crema que se hace en 5 minutos, puedes dejarla preparada con antelación, y con unos buenos ingredientes siempre sale bien.

Y tú ¿cómo haces el salmorejo? ¿Tienes alguna receta familiar para hacer cremas de verano?

¡Espero que te haya gustado este post!

2 Comentarios

    • ¡Gracias Javier!
      La verdad es que usar productos de calidad garantiza unos resultados espectaculares.

      Si puedes, no dudes en hacerlo. Te encantará.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí