SER PADRES

bebé NO HAY NADA MÁS IMPORTANTE

Que los niños te cambian la vida, esa es una realidad. Lo mires por donde lo mires.

Ya nada es como antes. Algunas cosas son mejores, y otras, inevitablemente, son diferentes.

Los fines de semana dejan de ser esos días en los que “puedes dormir un poquito más”, las comidas ya no son “me hago cualquier cosa al llegar”, el salón no es “ese lugar de la casa para relajarse, ver la tele y tirarse en el sofá”, la cocina, tampoco es lo que era. El silencio se convierte en un objeto de deseo, pero cuando lo consigues ya no sabes disfrutarlo y quieres recuperar la música habitual de tus días en familia.

Tu casa, esa casa bonita, ordenada, de paredes blancas, pasa a ser una casa de niños. No hay fronteras, los juguetes se reproducen y aparecen por todas partes: baño, salón, cocina, pasillo… Los recoges cada día varias veces, hasta que te das por vencida. Se mueven solos. Te lo aseguro, Se mueven solos.

Su habitación, que estaba preparada para albergar niños traviesos, juguetones, creativos, con una gran imaginación, no cumple su función. No sé cuál es el motivo de que los niños prefieran jugar en la tuya…

 Todo se hace suyo, y ese lugar, que antes era tu casa, ya nunca, nunca estará ordenado.

Y lo asumes, o tratas de asumirlo. Y ese es el primer paso para disfrutar de la maternidad y de la paternidad en toda su magnitud.

No puedes controlarlo todo, ni hacer que los días duren más de lo que duran. No puedes hacer que tus hijos no jueguen y se diviertan como lo que son, niños. No puedes evitar que después de tener toda la casa llena de juguetes, de vez en cuando digan: mami, me aburro!

Esa es la esencia misma de la vida infantil.

Y es grande, tan grande que no eres capaz de explicarlo.

Porque un hijo te cambia la vida, pero te cambia también las emociones, los sentimientos. El dolor más grande, el más humano, el más intenso y el más inexplicable, es el que sientes por un hijo. Y eso, solo una madre o un padre lo sabe.

Todas tus decisiones los implican, todos tus pasos les afectan a ellos, y lo sabes, por eso dudas y reflexionas más antes de actuar. Sabes que tu vida ya no es solo tuya desde el momento en el que una nueva vida te mira y se produce la conexión eterna. Porque, ser padres es M A R A V I L L O S O, con todas las letras, y la mayor responsabilidad que puede asumir un ser humano.

 

EL EQUIPO DE LA COCINA DE LAS IDEAS